domingo, 16 de junio de 2019

Salsa casera de Tomate… y del Bierzo!

Pasado el tiempo de recolección de los diferentes frutos es buen momento para relajarse delante de los pucheros y preparar la conserva del año. En el Bierzo en estas fechas aun podemos encontrar buena cantidad de tomates bien maduros y perfectos para preparar una deliciosa salsa de tomate que una vez embotada nos durará todo el año y nos sacará de más de un apuro.

La receta es bien sencilla, sofreír cebolla y ajo en una olla y añadir los tomates bien maduros cortados y pelados (en caso de no tener un pasapuré),  del resto se encarga el fuego lento y la paciencia. Hay que añadir sal al gusto y un poquito de azúcar para disminuir la acidez del tomate, tras esto solo queda remover ocasionalmente para que no se nos pegue la salsa y dejar hacer hasta conseguir el grado de espesor deseado.

Un truco es pasar la salsa por el pasapuré cuando aun este líquida y volver a poner a hervir, de esta manera nos será mucho más fácil conseguir el  grado de espesor que más nos guste.

Una vez terminada se pasa por el pasapuré para eliminar las pieles y pepitas y voila, una deliciosa salsa casera lista para embotar. Los tarros y tapas los podemos conseguir a buen precio en cualquier ferretería. Hay que hervirlos para que queden esterilizados, metemos la salsa de tomate y los cerramos.

El proceso de conserva lo podemos realizar hirviendo los botes en una olla grande para realizar el vacío o metiéndolos uno a uno en el microondas durante un minuto a una potencia aproximada de 800W. Una vez realizada la tarea se dejan enfriar durante 24 horas sin tocarlos y ya están listos para guardar.

Las posibilidades de la salsa de tomate son infinitas con lo cual hablar de un maridaje perfecto es prácticamente imposible pero sí que nos gustaría darle una oportunidad en este caso a los rosados que realzaran la frescura de la fruta.

Sobre que la salsa casera sea del Bierzo solo os queda tener la suerte de poder conseguir los ingredientes en la tierra… no hay más truco.

¡Buen provecho!